Cuando tu bebé tiene hambre, sucede una reacción en tus senos: el reflejo de bajada de tu leche

La simbiosis que sucede conforme se van adaptando madre e hijo (FUENTE: HOLA) durante la lactancia es un proceso que pudiese verse como algo mágico.

Tu cuerpo poco a poco presentará reacciones reflejo cuando tu bebé tiene hambre, es así como algunas madres, antes de que su bebé se despierte o de que llore saben perfectamente que llegó la hora de comer porque sus senos han presentado una reacción llamada reflejo de eyección de leche (MER).

Esta es una reacción natural automática que ocurre en tu cuerpo mientras tu bebé amamanta y sientes el efecto antes incluso de que comience el proceso de succión.

Diana Matrona

Si bien la forma mecánica es que cuando tu hijo se agarra a tu seno y comienza a succionar, envía un mensaje a tu cerebro para que libere las hormonas prolactina y oxitocina dando comienzo a la liberación de la leche materna.

Cuando estás amamantando y tus senos liberan leche materna, puedes notar estos signos:

  • Hormigueo: puedes sentir hormigueo o una sensación de calor en los senos.
  • Fugas: Es posible que veas que la leche materna gotea o sale del seno antes de que tu bebé amamante.
  • Tragando: Es posible que escuches a tu bebé tragar y tragar leche.
  • Goteo: Es posible que vea sque la leche materna gotea de la boca de tu bebé.
  • Calambres: Es posible que sientas calambres similares a los de la menstruación en el útero, especialmente en las primeras semanas después del parto.
  • Aumento de peso: tu bebé está aumentando de peso, moja al menos de seis a ocho pañales al día y parece estar contento después de amamantar.
Producción de leche materna | womenshealth.gov

También puedes notar los signos de descenso de la leche cuando no estás amamantando o extrayendo leche.

La presencia de leche puede aparecer rápida e inesperadamente a la hora de comer, cuando oyes llorar a tu hijo, durante una ducha caliente o durante la actividad sexual.

Embarazo y Bebés

Sabemos que la mejor leche para bebés es la de mamá y de igual importancia es que tengas una lactancia exitosa, es decir, que tu leche fluya de tus senos hacia tu bebé de forma natural y sin problemas.

Cuando funciona bien, tu hijo puede obtener suficiente leche materna para sentirse satisfecho, aumentar de peso y crecer a un ritmo saludable.

Los siguientes son algunos consejos para ayudar a estimular adecuadamente a que baje tu leche de forma natural y fácilmente:

  • Toma una ducha tibia o aplica una toalla húmeda y tibia en tus senos antes de amamantar.
  • Masajea tus senos suavemente durante unos minutos antes de comenzar a amamantar y continúa mientras amamanta.
  • Siéntate o recuéstate y ponte cómoda en un área tranquila lejos de distracciones.
Lactancia: consejos para guardar la leche en casa
  • Relaja tu cuerpo y tu mente, para que te sientas tranquila y libre de estrés.
  • Coloca a tu bebé sobre tu pecho en contacto directo para estar piel con piel.
  • Mira, toca y huele a tu bebé.
  • Mantén la misma rutina antes de cada sesión de alimentación esto puede ayudar a condicionar o enseñar a tu cuerpo a realizar este proceso en un momento específico.

Se constante para que tu cuerpo pueda reconocer las señales que significan que se está preparando para brindar lo mejor de ti a tu hijo: tu leche.

Si deseas más información, no dudes en visitar el sitio de alula.mx

Comunidad de la leche

FUENTE: YouTube